Cirque du Soleil
Cerrar
 
 

Sala de prensa

 

Materiales de prensa

Cirque du Soleil ofrece dosieres de prensa de sus distintos espectáculos e información sobre la empresa.

Cirque du Soleil

Todo comenzó en Baie-Saint-Paul, un pequeño pueblo cerca de Quebec (Canadá). Allí, a comienzos de la década de los ochenta, un grupo de personajes llenos de color deambulaban por las calles subidos en zancas, haciendo malabares, bailando, lanzando fuego por la boca y tocando música. Se trataba de Les Échassiers de Baie-Saint-Paul (los zancudos de Baie-Saint-Paul), un grupo de teatro callejero fundado por Gilles Ste-Croix. Los habitantes del pueblo quedaron impresionados por los jóvenes artistas y, entre ellos, se encontraba Guy Laliberté, que posteriormente fundaría y se convertiría en director general del Cirque du Soleil.
 
 
 

Semblanza

Jonathan Deans

Diseñador de sonido

Jonathan Deans, uno de los más solicitados diseñadores de sonido del mundo teatral, es responsable de los entornos sonoros de OVO. Jonathan fue también el creador de los paisajes sonoros de Saltimbanco, Mystère, “O”, La Nouba, ZUMANITY, KÀ, Corteo, LOVE, KOOZA, Wintuk y, más recientemente, CRISS ANGEL Believe. Para Jonathan, el enfoque creativo evolutivo y en equipo del Cirque du Soleil es extraordinariamente estimulante.

La fascinación que la electrónica ejerce sobre Jonathan viene de antiguo. Con tan solo 15 años, se incorporó como actor a la Royal Shakespeare Company. Fue allí donde su interés por el sonido comenzó a encajar en el contexto teatral. Varios años después, tras un período como ingeniero de sonido en la industria musical, cuya fase más destacable transcurrió en Morgan Studios donde se codeó con artistas como Cat Stevens, Paul Simon y Rick Wakeman, Jonathan retornó al mundo teatral en la Royal Opera House de Covent Garden (Londres) primero y como mezclador de sonido para el musical A Chorus Line después. De éxito en éxito, Jonathan fue acumulando más de doce producciones de primera categoría, como Evita, Cats, Bugsy Malone y The Sound of Music, entre otras, en su currículo como ingeniero de mezclas de sonido.

Sobre la base de estos éxitos, Jonathan fue contratado como diseñador de sonido para el musical Marilyn. A éste contrato siguieron otras colaboraciones en espectáculos del West End londinense, como Time, Les Misérables, Mutiny o Jean Seberg antes de dar el salto a Broadway y trabajar en Ragtime, Fosse, King David, Damn Yankees, Taboo, Brooklyn, Lestat, Pirate Queen y Young Frankenstein.

Para Jonathan Deans, los teatros con espectáculos permanentes y la carpa principal del Cirque du Soleil constituyen dos mundos sonoros claramente diferenciados. “Las exigencias técnicas de cada uno de ellos son muy distintas, si bien es cierto que, en lo que a la superposición de la música y el sonido se refiere, no hay diferencia”. “Mi labor consiste en crear un entorno único para cada producción, pero, sea cual sea ese entorno, tengo que asegurarme de que, desde una perspectiva sonora, el público sea consciente de que se adentra en un mundo diferente”.