Cirque du Soleil
Cerrar
 
 

Sala de prensa

 

Materiales de prensa

Cirque du Soleil ofrece dosieres de prensa de sus distintos espectáculos e información sobre la empresa.

Cirque du Soleil

Todo comenzó en Baie-Saint-Paul, un pequeño pueblo cerca de Quebec (Canadá). Allí, a comienzos de la década de los ochenta, un grupo de personajes llenos de color deambulaban por las calles subidos en zancas, haciendo malabares, bailando, lanzando fuego por la boca y tocando música. Se trataba de Les Échassiers de Baie-Saint-Paul (los zancudos de Baie-Saint-Paul), un grupo de teatro callejero fundado por Gilles Ste-Croix. Los habitantes del pueblo quedaron impresionados por los jóvenes artistas y, entre ellos, se encontraba Guy Laliberté, que posteriormente fundaría y se convertiría en director general del Cirque du Soleil.
 
 
 

Semblanza

Michael Montanaro

Coreógrafo

Michael Montanaro se define a sí mismo como artista multidisciplinario y utiliza la actuación, la música y el vídeo como medio de expresión. Montanaro creció en el barrio francófono de una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra. Su debut en el escenario se debió a que formaba parte del coro musical popular de la comunidad.

Después de sus estudios de danza en el Conservatorio de Hartford y de un período en el Boston Ballet, se fue de Quebec en busca de aventuras. Cuando cruzó la frontera en 1974, Montanaro tenía sólo siete maletas, una televisión y grandes esperanzas de encontrar su lugar en el mundo de la danza de Montreal.

Después de trabajar con numerosos teatros y escenarios de Canadá, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y Singapur, le llegó una invitación de Cirque du Soleil en 2001 para realizar la coreografía de su nuevo espectáculo Varekai. La invitación se produjo porque Montanaro estaba muy bien considerado por su capacidad para incorporar la nueva tecnología en la danza contemporánea. Sus coreografías están a años luz de las tinieblas y la oscuridad que suelen asociarse con la danza contemporánea. “El circo, sin ser trivial, es un arte festivo. Como un imán, nos aleja de los problemas cotidianos por un rato y nos transporta a un universo donde todo es posible. No es sólo entretenimiento, es mucho más”, dice Montanaro.