Cirque du Soleil
Cerrar
 
 

Sala de prensa

 

Materiales de prensa

Cirque du Soleil ofrece dosieres de prensa de sus distintos espectáculos e información sobre la empresa.

Cirque du Soleil

Todo comenzó en Baie-Saint-Paul, un pequeño pueblo cerca de Quebec (Canadá). Allí, a comienzos de la década de los ochenta, un grupo de personajes llenos de color deambulaban por las calles subidos en zancas, haciendo malabares, bailando, lanzando fuego por la boca y tocando música. Se trataba de Les Échassiers de Baie-Saint-Paul (los zancudos de Baie-Saint-Paul), un grupo de teatro callejero fundado por Gilles Ste-Croix. Los habitantes del pueblo quedaron impresionados por los jóvenes artistas y, entre ellos, se encontraba Guy Laliberté, que posteriormente fundaría y se convertiría en director general del Cirque du Soleil.
 
 
 

Semblanza

Carmen Ruest

Directora de creación

Carmen Ruest forma parte de ese puñado de almas gemelas que el fundador del Cirque du Soleil, Guy Laliberté, llama "los pioneros": "la gente que arrimó el hombro cuando empezábamos y que convirtió nuestro sueño en realidad".

Durante la década de 1970, en Montreal, Carmen Ruest impartía y recibía clases de danza en invierno y actuaba en la calle bailando sobre zancos en verano. En esos años, Carmen aprendió a dominar distintas artes circenses, como la acrobacia, el trapecio y la cuerda tensa, además de refinar su técnica con los zancos. A principios de la década de 1980, Carmen conoció a Gilles Ste-Croix y se convirtió en su compañera en el número de zancos. Ste-Croix, junto con Carmen y otros, fundó el Club des talons hauts (el Club de los tacones altos) que en 1984 se convertiría en el Cirque du Soleil bajo la dirección de Laliberté.

Durante sus diez primeros años en el Cirque du Soleil, Carmen Ruest dividió su tiempo entre sus actuaciones con los zancos y su colaboración con Gilles Ste-Croix en la dirección artística. Después de un breve período trabajando como directora de producción y diseñadora de vestuario fuera del Cirque du Soleil, Carmen se reincorporó a él en el departamento de casting y se dedicó a buscar a los artistas de más talento de todo el mundo. Desde su vuelta a sus "raíces" en el Cirque du Soleil, Carmen Ruest ha progresado a pasos agigantados. Además de trabajar como entrenadora de zancos en Alegría y en Mystère, Carmen ha trabajado como ayudante del director de casting del Cirque en un período en que la plantilla de este departamento ha pasado de cinco a treinta personas. Entre 1998 y 1999 Carmen se encargó de la coordinación creativa y artística de La Nouba.

En 2005, Carmen abordó con extraordinario entusiasmo la tarea de directora de creación de DELIRIUM. “El desafío que presenta DELIRIUM es combinar dos mundos diferentes: el de las artes circenses y el de las producciones en recintos abiertos”, comenta. “Queremos que el Cirque du Soleil llegue a un público nuevo. En este sentido, mi función consiste en crear sinergias entre los miembros del equipo creativo y facilitar su trabajo para lograr que, al final, la visión de unos pioneros multimedia como Michel Lemieux y Victor Pilon (creadores y directores de DELIRIUM) se haga realidad en todo su esplendor”.

Carmen Ruest nació en Rimouski, Quebec.