Paraíso

Con una cama elástica de red y tres marcos coreanos separados por una distancia nunca antes superada, se suceden saltos que alcanzan una altura de vértigo en una actuación sobrecogedora, que pareciera de lo más natural por la fluidez con que sus protagonistas la ejecutan.