Cuerda tensa

Rodeada por ángeles suspendidos a seis metros del suelo, una joven baila sobre una cuerda tensa con sus zapatillas de bailarina, un monociclo, varios aros y sus pies desnudos. El espectáculo culmina con una subida en pendiente de 40 grados que desafía todas las leyes de la gravedad hasta desaparecer en los cielos a unos 12 metros del suelo.