El silbador fiel

Podría decirse que el silbador fiel toma el relevo de los jefes de pista de los circos tradicionales. Recuerda a los antiguos hombres del ejército, y es que ha readaptado las artes circenses pero sin perder sus antiguas formas. Cuando empieza a silbar, su infinita pasión artística sale a flote.