Yao (fuego)

Como guía de los exaltados demonios, él marca el ritmo del espectáculo. Simboliza tanto el bien como el mal. Ve la vida en rojo intenso.