Historia

History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History History
 Fotos

Historia

A principios de 1980, una idea maravillosa comenzó a gestarse en Baie-Saint-Paul, un encantador pueblito situado en la margen norte del río San Lorenzo, al este de la ciudad de Québec. Les Échassiers de Baie-Saint-Paul (‘Los caminantes sobre zancos de Baie-Saint-Paul’), una compañía de teatro fundada por Gilles Ste-Croix, caminaban sobre zancos, hacían malabarismos, bailaban, lanzaban fuego y tocaban música. Estos jóvenes artistas, entre los que se encontraba el fundador del Cirque du Soleil, Guy Laliberté, asombraban e intrigaban permanentemente a los residentes de Baie-Saint-Paul.

En 1984, durante las celebraciones realizadas en Québec con motivo del 450 aniversario del descubrimiento de Canadá por Jacques Cartier, la provincia buscaba un evento que permitiera acercar las festividades a todos los quebequences. Guy Laliberté convenció a los organizadores de que la respuesta era una gira provincial de los artistas del Cirque du Soleil, una gira que no se ha interrumpido desde entonces.

Desde ese momento, la leyenda del Cirque du Soleil establece un lazo maravilloso entre los artistas y espectadores en todo el mundo. Y han sido estos últimos los que han avivado el fuego sagrado del Cirque du Soleil.