André Simard

Especialista en investigación y desarrollo acrobático 

  • André Simard
  • Montreal
  • Especialista en investigación y desarrollo acrobático

Auténtica figura del mundo de las artes circenses, André Simard proviene al mismo tiempo del mundo del deporte como gimnasta de elite, del mundo artístico como estudiante de bellas artes y del mundo de las artes circenses como profesor. Ha preparado a cientos de artistas y ha ideado y ayudado a elaborar decenas de números aéreos del Cirque du Soleil y de otros grupos. Gracias a sus tres experiencias diferentes, André Simard elevó la especialidad del trapecio volante a un nivel muy alto internacionalmente. En 1987 creó un número para el espectáculo Nouvelle Expérience que iba a revolucionar el movimiento aéreo de la acrobacia.

A principio de los años 1970 André formaba parte del equipo canadiense de gimnasia y, al mismo tiempo, estudiaba en el Instituto de Artes Gráficas de Montreal. Tras participar en varios campeonatos del mundo, representó a Canadá en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972.

A continuación, fue entrenador nacional del equipo masculino canadiense de gimnasia y simultáneamente enseñaba las bases de la acrobacia a payasos y bufones callejeros del Centre Immaculée-Conception (CIC) de Montreal. El CIC fue la sede de la primera escuela de circo de Quebec y, años más tarde, terminaría por convertirse en la famosa Escuela Nacional de Circo de Montreal.

En 1987 André terminó su carrera en el mundo deportivo de elite y se dedicó totalmente a su nueva pasión: la preparación de números acrobáticos y aéreos espectaculares para el mundo del circo. Durante cerca de diez años formó a numerosos artistas en la Escuela Nacional de Circo de Montreal. También dio clases fuera del país (principalmente en la Escuela Nacional de Circo de Francia), dirigió cursillos y dio conferencias en todo el mundo. André colabora con el Cirque du Soleil desde hace casi veinte años y forma parte del equipo permanente de creación de la organización desde 1997.

Su éxito en el campo del circo se explica en gran medida por su gran sensibilidad humana y artística y su excepcional capacidad de motivar a los artistas para que se superen técnicamente y a ser capaces de transmitir sus emociones a los espectadores.

Una de las principales contribuciones técnicas de André en los ejercicios aéreos es la invención que realizó a principio de los años 1990 de un sistema de correa de seguridad que revolucionó el mundo de las acrobacias aéreas. Esta correa permite al artista realizar acrobacias de un grado de dificultad elevado de manera segura y cómoda. Esta mejora técnica contribuyó a que el nivel general de dificultad acrobática de los números aéreos aumentara en todo el mundo.

André Simard creó la nueva disciplina circense del tejido aéreo y ha diseñado muchos números aéreos de los espectáculos del Cirque du Soleil que se representan por el mundo actualmente. “Lo que más me fascina del Cirque son las posibilidades de innovación y renovación constante que se me ofrecen".

¿Cuál es tu función en el Cirque du Soleil?
Diseño actuaciones acrobáticas humanas, principalmente en movimiento aéreo, para los nuevos espectáculos que estamos creando.

¿Qué método emplea el Cirque principalmente con los atletas?
Los atletas que empiezan en el Cirque du Soleil tienen habilidades acrobáticas de todo tipo. Se han entrenado como atletas durante años y, al llegar al Cirque, tratan de hacer carrera en el mundo del espectáculo. El método de formación que empleamos con ellos depende del espectáculo en el vayan a participar, de las ideas del director y de los diseñadores así como de la escenografía. Pero, aunque la prioridad sea siempre el espectáculo, yo intento tratarlos a cada uno de una manera personal para que puedan dar toda la energía de la que son capaces.

¿Cómo describirías tus principios creativos?
Actualmente, inventar un nuevo número aéreo es cada vez más difícil. El arte del movimiento aéreo se ha extendido mucho en todo el mundo desde hace 15 años y ya se han estudiado numerosas posibilidades. La multiplicación de las herramientas de comunicación, como Youtube, por ejemplo, facilita el intercambio de información.

Hoy día la creación y la reinvención se encaminan cada vez más hacia el mestizaje, la amalgama, la reunión, la mezcla de matices entre distintas materias. Sería muy difícil encontrar la idea única por excelencia, pero en el Cirque estamos preparando en estos momentos algunas novedades que daremos a conocer próximamente.

¿Cómo es tu relación, como diseñador acrobático, con el director de un nuevo espectáculo que se está creando?
Todos los diseñadores, ya sean acrobáticos o artísticos, colaboran de forma total para responder a lo que pide el director. El proceso de creación de un espectáculo empieza siempre con una sesión de exposición de ideas y, en ese momento, todo es posible. Aceptamos hasta las ideas que parecen más o menos factibles. Llevamos la reflexión todo lo lejos que es posible para abarcar todas las posibilidades. Esto es fundamental. No hay que cerrarse puertas sino dejarse llevar y participar en una aventura a cargo del director y del director de creación.

¿Qué consejo darías a un candidato que desea vivir la aventura del Cirque du Soleil?
Hay que ser una persona muy abierta. Llegar preparado para dar y absorber. Las posibilidades que ofrece el estudio de entrenamiento del Cirque son ilimitadas y las condiciones son excelentes. Se trata de aprovecharlas.