Boris Verkhovsky

Hace tiempo que como miembro de élite del equipo nacional masculino ruso de gimnasia acrobática, Boris Verkhovsky descubrió su gran pasión por entrenar, mayor aún que la que sentía por el propio deporte. Licenciado en Educación Física y Deporte en la Universidad Estatal de Bielorrusa y especializado en entrenamiento, emigró a Canadá en 1978 donde tuvo que adaptar rápidamente su depurado estilo como entrenador al amateur entorno deportivo canadiense. Tras adaptarse a este "cambio", fue progresando hasta llegar a ser el entrenador principal del equipo de saltos de trampolín canadiense hasta que en 1993, Cirque du Soleil pensó en él como asesor para un número de acrobacias y volteretas propuesto para el espectáculo permanente de Las Vegas Mystère.

Con la gran experiencia de Boris en el campo de la acrobacia quedó claro para todos los involucrados en el proyecto que era necesario conservarlo en las filas del Cirque du Soleil. En un primer momento contratado como entrenador principal del departamento de formación acrobática, su papel a lo largo de los años se ha ido haciendo más importante. Actualmente, como Director de números acrobáticos y entrenador es el encargado no sólo de la asignación, desarrollo y gestión de los equipos de entrenadores, sino también de su orientación a la hora de seleccionar estrategias y diseñar intervenciones y metodologías de entrenamiento que cumplan las necesidades actuales y futuras del Cirque du Soleil. Con sus conocimientos y experiencia, contribuye directamente al diseño de números acrobáticos para los espectáculos en fase de creación.

  • Boris Verkhovsky
  • Montreal
  • Director de números acrobáticos y entrenador

¿Cómo se guía a un atleta en su período de transición del mundo del deporte a convertirse en un artista en escena?
"El elemento más importante es asegurarnos de que la persona se siente cómoda con el concepto de que "sacaremos provecho" de sus logros. Y para ello les decimos "has conseguido unos resultados increíbles, has desarrollado unas habilidades estupendas y ahora vamos a usarlas de forma muy diferente y en un entorno muy distinto."

La tendencia de pensamiento actual en cuanto al modelo aprendizaje complejo considera que la conveniencia en el aprendizaje no debe ser el eje del mismo. Por lo tanto, comenzamos directamente con el proceso de introducir y familiarizarse con un entorno complejo: la acrobacia y los elementos artísticos están presentes en dicho proceso. Cuando los artistas llegan aquí a Montreal, empezamos con talleres artísticos intensivos desde el primer dia. Por supuesto, también introducimos elementos acrobáticos desde el principio. Es más, siempre que es posible, combinamos los dos. En un entorno de entrenamiento ideal, deben estar presentes ambos elementos.

El desarrollo psicoprofesional es también un factor clave para nosotros. Como el Cirque du Soleil es un entorno totalmente diferente, el psicólogo del espectáculo ayuda a reestructurar la actitud, a redirigir el enfoque y el compromiso de los artistas. En el mundo del deporte, estás acostumbrado a entrenar mucho tiempo y a "actuar" en pocas ocasiones. En nuestro entorno, es al contrario; el entrenamiento está limitado ya que no sería soportable físicamente, pero hay muchas actuaciones. En ese sentido, la actuación se convierte en una forma de entrenamiento más. Al mismo tiempo, tienes una responsabilidad con el público: tu actuación no puede ser vista como un mero entrenamiento."

¿Cuál es el mayor reto al que un artista debe esperar enfrentarse cuando llega al Cirque du Soleil?
"Cuando eres un atleta procedente de un nivel de élite, como lo son la mayoría de las personas que llegan a nosotros, estás acostumbrado a un entorno del que conoces todos los aspectos, tanto internos como externos. En esa fase del juego, apenas queda nada por descubrir. Eres un experto en lo que haces. Has desarrollado la capacidad de ofrecer actuaciones en esos determinados momentos clave a lo largo del año que son las competiciones.

Cuando se llega al Cirque, el factor descubrimiento es enorme. Ponemos a los atletas en un entorno distinto. Actúan de 9 a 10 veces a la semana y lo hacen con elementos que no habían visto o probado antes. Poco a poco de forma gradual, el elemento artístico les permite aprender que actuar no consiste en hacer trucos, sino que se actúa para el público. Las habilidades acrobáticas son una de las herramientas que se utilizan para evocar emociones. Y es apasionante formar parte de ese factor de descubrimiento."

¿Cómo describiría su filosofía creativa?
"Tienes que comenzar con la idea de que "todo es posible”. Es la base de todos los procesos de creación ya sea para un entorno de entrenamiento o para el desarrollo de un número o de una habilidad, por mencionar algunos. Si empiezas pensando que es imposible estás dando la espalda a la innovación y la creación.

Por otro lado y un poco como factor contradictorio tenemos el hecho de que hay que pensar con la cabeza y ser razonable. Cuando creamos, hay un alto riesgo de caer en el entusiasmo y quedar abrumados por la pasión de lo nuevo y emocionante. El resultado debe ser sostenible y ofrecerse de forma coherente, unas 350 veces al año en espectáculos de gira y 450 veces al año en espectáculos permanentes.

La acrobacia es una forma de expresión, no un fin por sí misma. Ayuda a provocar el efecto de admiración y eso es lo que la gente quiere ver cuando viene a Cirque du Soleil. Pero esa admiración puede venir en muchas formas diferentes. Las acrobacias son una parte del vocabulario, en contraposición a los trucos, pero no son la única forma de conseguir la admiración."

¿Qué papel cree que tienen las acrobacias en los espectáculos del Cirque du Soleil? ¿Cómo encajan en esta mezcla?
"Las acrobacias son una parte esencial del Cirque du Soleil. La actuación humana es la esencia de la visión de Guy Laliberté cuando creamos un espectáculo. Ese aspecto físico de la actuación humana y la habilidad es un elemento muy importante. Un elemento central. Sin las bellas coreografías, el fascinante vestuario, un maquillaje maravilloso, la música estupenda, la soberbia iluminación teatral y una escenografía increíble, las acrobacias no podrían hablar. Si no hubiera acrobacias, faltaría algo. Por ello en el Cirque du Soleil, cada elemento acrobático o intención de proyecto acrobático, debe ser de primera."

¿Qué consejo le daría a un futuro artista de Cirque du Soleil?
"No es fácil. Es emocionante. Es una oportunidad de una nueva profesión. Requiere una cantidad enorme de esfuerzo físico, mental y emocional. Pero te compensa de formas que nunca antes se ha experimentado con el deporte. Trabajar para el público en lugar de para los jueces es otro mundo, una experiencia maravillosa."