Claude Chaput

Director de orquesta, compositor y arreglista

  • Claude Chaput
  • Montreal
  • Director de orquesta, compositor y arreglista

“En una época en la que la tendencia del sector se inclina sobre todo hacia la uniformidad, la música de Cirque du Soleil supone lo contrario, una explosión de formas y estilos."

Comencé mis estudios de piano muy joven, a los 4 años. Arropado por una familia que promovía las artes, en la adolescencia decidí consagrar mi vida a ellas. Durante unos veinte años ejercí mi profesión de acompañante, arreglista y director de orquesta con artistas de renombre, tanto en el escenario como en el estudio. Al mismo tiempo, desarrollé un gran interés por las tecnologías audio y midi, lo que supuso toda una ventaja para el tipo de carrera que había elegido. Creo que la combinación de todos estos elementos me llevó naturalmente hasta Cirque du Soleil en 1994, cuando el compositor René Dupéré buscaba un director de orquesta para el espectáculo Alegría .

Un choque positivo en muchos sentidos…

Era, pues, la primera vez que me comprometía para un número de representaciones bastante considerable: más de 600 espectáculos en dos años. Huelga decir que este contexto particular permite obtener un alto nivel de interpretación musical, además de adquirir un mejor conocimiento de las artes escénicas.

Trabajar con músicos provenientes de diferentes estilos y culturas ha resultado asimismo de lo más educativo, tanto en el plano humano como musical, ya que combina el reto constante de ajustar la música a la acción del escenario, a la vez que se mantiene la coherencia musical y una pertinencia impecable para el espectador.

En ese momento sentía que ejercía mi profesión como nunca lo había hecho antes, lo que me animó a emprender una nueva creación. Así, ofrecí mis servicios al compositor Benoit Jutras, con quien colaboré en Quidam  para otra gira americana, esta vez de 1.000 espectáculos en tres años. En Quidam introduje toda una nueva tecnología (Midi) que nos permitió modificar, en tiempo real, las estructuras musicales a partir de material grabado previamente.

Desde 1999 he participado en numerosas producciones como consultor musical y de tecnologías, y he participado en diversas creaciones de Cirque du Soleil en curso, además de varios proyectos con el Casting.

La necesidad de crear, de llegar hasta donde nadie haya osado…

Cirque du Soleil , en mi opinión, ha llevado las artes escénicas a otro nivel, otra dimensión, allí donde reinan los sueños y el inconsciente. Allí existe una compatibilidad perfecta con lo que compone el fundamento del universo musical. Y en una época en la que la tendencia del sector se inclina sobre todo hacia la uniformidad, la música de Cirque du Soleil supone lo contrario, una explosión de formas y estilos.

Por esa razón, el eclecticismo y la amplitud de miras forman parte de las características que buscamos en un candidato que responda a ciertos criterios básicos, tales como la precisión rítmica, la exactitud, el vocabulario musical y la memorización. Habría asimismo que añadir la capacidad de reaccionar ante cualquier cambio de última hora, a la vez que se respeta la calidad de la interpretación. Resulta asimismo interesante que cada músico pueda extrapolar en situaciones en las que tengamos que alargar una parte o eliminar otra drásticamente, por ejemplo, todo ello con muy poca antelación.

Más específicamente, durante el periodo de creación de un espectáculo, el director de orquesta, los músicos y los vocalistas confieren a la obra musical un sonido, una identidad, por medio de su interpretación y también de descubrimientos que son a menudo una fuente de inspiración para el equipo de producción en su conjunto. Es innegable que la contribución creativa de cada persona cambiará en gran medida el resultado de un espectáculo de semejante envergadura. Pero no hay que dejar de lado que existe un compositor de quien depende la visión de conjunto, que se transfiere principalmente al director de orquesta, para asegurar la coherencia estilística en el transcurso del espectáculo.

En Cirque du Soleil , más que en ningún otro sitio, el espíritu de equipo, el profesionalismo y el respeto por el trabajo de otros resultan cualidades esenciales para vivir plenamente una experiencia única en su género.