Dominic Champagne

A lo largo de los últimos 20 años, Dominic Champagne , el polifacético y prolífico artista, dramaturgo, director, guionista y actor, además de cofundador y director artístico del Théâtre Il Va Sans Dire, ha dejado su imprenta o huella en más de cien espectáculos, tanto en el teatro como en la televisión. Entre ellos destacan las adaptaciones teatrales de La odisea yDon Quijote, así como sus producciones LOVE, Cabaret Neiges Noiresy La Cité Interdite , además de series de televisión como Les Grands Procès y Le Plaisir croît avec l'usage.

Para Cirque du Soleil, además de LOVE, creada en colaboración con los Beatles en 2006, Champagne ha dirigido Varekai, que lleva de gira mundial desde 2002, y Zumanity,que se representa en Las Vegas desde 2003. En lo que respecta a la televisión, Dominic se ha encargado de la adaptación de algunas de sus obras y ha trabajado en varias series teatrales y programas de entretenimiento, entre los que se encuentran Les grands procès, Le plaisir croît avec l'usage, las celebraciones del día de San Juan Bautista, la ceremonia de apertura de los Juegos de la Francofonía, Tous unis contre le SIDA y la gala de premios del teatro Soirée des Masques y muchos más.

Desde que finalizó sus estudios en la escuela de teatro nacional de Canadá, ha obtenido multitud de galardones y reconocimientos por su trabajo. Entre ellos, cabe destacar la Orden de Canadá y los galardones Gémeaux a la mejor dirección y mejor obra teatral, Masque a la mejor adaptación y valoración del público, el Montreal Urban Community's Grand Prize de teatro, así como el reconocimiento de la crítica. El CD de LOVE, en el que prestó su colaboración, ha obtenido dos premios Grammy, entre ellos al mejor álbum recopilatorio de bandas sonoras.

Es miembro integrante de varias comisiones de expertos, asociaciones y juntas directivas del mundo del arte. También ha impartido clases y conferencias, en concreto en la escuela nacional de teatro, el conservatorio de arte dramático de Montreal, la universidad de Concordia y la universidad de Princeton, entre otras.

El rotativo La Presse y Radio-Canada reconocieron el inmenso talento de Dominic Champagne al nombrarlo Personalidad del año 2006.

  • Dominic Champagne
  • Montreal
  • Director

¿Qué enfoque utiliza con los actores cuando trabaja en proyectos de Cirque du Soleil?

Comienzo a crear los espectáculos reflexionando sobre el argumento de una historia o el procedimiento de un ritual. El hilo narrativo del argumento o del procedimiento es mi inspiración y los personajes que participan en él son mis guías. Por lo tanto, los actores son la clave de este nuevo universo aún por crear.

¿Cuál es el aspecto más interesante sobre el trabajo con actores que cuentan con diferentes recorridos profesionales y trasfondos culturales? ¿Cuáles son los desafíos?

El escenario de Cirque du Soleil es un punto de encuentro entre diferentes culturas y tradiciones. Al mezclar y combinar varios talentos con trasfondos diversos se crea un tapiz de una riqueza infinita. Es un lugar lleno de sorpresas y nuevas experiencias que le brinda el privilegio y, al mismo tiempo, el desafío de convertirse en un verdadero ciudadano del mundo. Y el escenario se transforma en el barco que navega a través de la fabulosa odisea de la humanidad.

¿Cómo describiría su filosofía creativa?

Congrego a los artistas alrededor de mi idea del espectáculo, que es una especie de utopía en la que todos ofrecemos lo mejor de nosotros mismos. Me gusta cautivar al espectador con el poder de este sueño y conseguir que éste sea nuestra fuente de inspiración para ser mejores personas. Creo que dedicarse a un espectáculo es una obligación al tiempo que un privilegio. Y no hay nada mejor que esforzarse al máximo.

¿Cómo ve el papel desempeñado por los actores de Cirque du Soleil?

Siempre que un actor, a través de su mera presencia y su emotiva interpretación, consigue ofrecer una actuación tan sólida como la de un acróbata, se convierte en el deslumbrante vínculo de la relación de la audiencia entre la utopía imposible y el poder de la majestuosa historia que se representa en el escenario.

¿Qué es lo más estimulante para usted de la colaboración con Cirque du Soleil?

Las infinitas posibilidades del sueño. El privilegio de estar en el centro de tantas encrucijadas. La idea de una audiencia inmensa que exige un idioma universal y. . . ¡la perfección!

¿Qué consejo le daría a un futuro actor de Cirque du Soleil?

Crear un papel para Cirque du Soleil se parece a escalar el Everest. Se trata de un desafío colosal, un viaje embriagador, un atisbo de nuevos horizontes sin límites, así como una sensación de orgullo y satisfacción comparable a los esfuerzos descomunales que se realizan. Pero el viaje se debe hacer paso a paso. La auténtica sensación de vértigo llega cuando buscamos en nuestro interior para despertar nuestro talento. Por eso. . . hay que ser uno mismo y divertirse.