Un bosque en una isla

Los árboles se disparan hacia arriba desde la circunferencia del escenario de Amaluna y los postes de la carpa circense para formar un etéreo dosel. En el fondo del escenario, la vegetación crece más cerca del suelo, formando una especie de gruta como un túnel.

Las ramas y soportes del dosel son construcciones únicas y las referencias visuales al bambú son sumamente evidentes. Para Scott fue importante que se notara que el bosque fue elaborado a mano, pero no se intentó camuflar sus componentes para que pareciera que provenían de la naturaleza: por ejemplo, no se realizaron pátinas para simular madera. No obstante, la sensación de estar en un bosque verdadero es palpable.