Taïko

La aventura comienza con la Gran Explosión, que simboliza al hombre primitivo embarcándose en una travesía sin fin. La apertura también yuxtapone los personajes y contextos de manera que crea la intemporalidad de Mystère: los primitivos en los tambores, los arcángeles del Renacimiento y la decoración ultra moderna coexisten sin problema.