Los bebés

Siempre en búsqueda de la calidez y el alimento, los bebés representan el estado humano primitivo: egoísta y hambriento.