Contorsión aérea en seda

En un alarde de intensidad, fuerza y gracia, Anna se confunde con la larga cinta roja que la sujeta y la balancea. Movidas por la cautivadora música, la contorsionista y la cinta de seda se entrelazan, se separan y se vuelven a abrazar. A veces el tejido translúcido de la cinta envuelve el cuerpo de la artista, creando un efecto impresionante.