Cuerdas lisas

Rompiendo con la tradición, Quidam presenta las cuerdas lisas como un número de grupo. Los artistas vuelan por encima del escenario, unidos a un transportador especialmente diseñado llamado teleférico. De repente, el tiempo parece detenerse mientras los acróbatas, por turnos o en grupo, se lanzan al vacío, frenados sólo por las cuerdas atadas alrededor de la cintura o los tobillos.