Estatuas

Dos artistas fuertes y flexibles, en contacto permanente, se mueven de manera casi imperceptible adoptando posiciones que serían imposibles sin un impecable sentido del equilibrio. Asa y Jerome recurren a su sensibilidad y su poder de concentración para alcanzar una armonía perfecta. Este número rinde homenaje a la belleza natural del cuerpo humano.